Calcetines cambiados en el LBM, campaña de visibilización del Síndrome de Down

En la búsqueda de una sociedad que respeta las formas diferentes del ser, es que como institución nos parece relevante hacer hincapié en temas de empatía con el otro. Lo que permite sin duda, mejorar nuestra sociedad. Con aquella consigna es que nos sumamos el día de ayer 21 de marzo a una campaña de visibilización de las personas con Síndrome de Down, las que por razones de ignorancia han sido apartadas de diversos ámbitos de desarrollo como el social, el laboral, el académico, etc. Y que en una acción de concientización a nivel mundial, queremos revertir.

Cómo un acto visible de apoyo a la comunidad Down es que vinimos al liceo con nuestros calcetines cambiados y tuvimos la oportunidad de explicar la razón a quién preguntara por esta disparatada idea para algunos de andar con los calcetines cambiados. Así es que dimos pie, literalmente para hablar de ello y demostrar como comunidad lo importante que son estas campañas para nosotros como LBM.

Que el día mundial del Síndrome de Down sea el 21 de marzo tiene un directo simbolismo relacionado con la trisomía del cromosoma 21, con esta fecha y esta conmemoración se pretende, desde su fundación de la fecha en España, y aprobada por la ONU: «recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Asimismo, quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.» según la Fundación Down España.

Gracias a todos los apoderados, estudiantes y funcionarios que se sumaron a esta bella iniciativa.